La expendición de COVID -19 tiene a las personas por todo el mundo escuchando la llamada de profesionales de la unidad de salud y del gobierno para que se queden en casa. En Perú, nuestras hermanas y hermanos están escuchando. Ellos reconocen que si el virus no es controlado o no ha disminuido las consecuencias pueden ser catastróficas.

Quedándose en case y siguiendo las higienes personales no es fácil en un país donde 69% de trabajadores no tienen un trabajo fijo o beneficios, donde hay frecuentemente escases de agua y donde una en cinco personas viven en pobreza.

En el norte de la provincia de Lambayeque, donde habitan y trabajan varios de los compañeros de Lazos de Corazón, se ha convertido en el epicentro del virus. Aunque en la capital se reportan mas casos confirmados, el numero de fatalidad es síes veces más que en Lima. Los hospitales en el norte están muy saturados. Desde el 4 de mayo, Lambayeque solo tiene restante una cama en el departamento de cuidados intensivos y únicamente un respirador en toda la provincia. 

Por esa razón Lazos de Corazón esta apoyando el trabajo de nuestros compañeros para continuar abordando las necesidades de las personas con las que ellos trabajan y ayudando para prevenir la expedición del virus. Estamos redirigiendo los fondos de proyectos para responder a la emergencia, los compañeros de Lazos de Corazón están

  • Consultando con los líderes de su comunidad
  • Ofreciendo recursos de salud mental y emocional 
  • Promoviendo medidas para prevenir la infección
  • Distribuyendo alimentos básicos y equipo protector   
  • Apoyando proyectos para generar ingreso basado en casa para las personas que han perdido sus empleos 
  • Asegurándose que los recursos de ayuda gubernamental lleguen a los mas necesitados 

En los próximos meses, Lazos de Corazón continuara trabajando con nuestros compañeros para evaluar necesidades emergentes y responder eficazmente. Sus donaciones ayudaran a nuestros hermanos y hermanas en Perú.

#aplanarlacurva #unomundo